Un empleado motivado crea buena energía entre los compañeros y tiene un mejor rendimiento

El éxito en una empresa depende en gran medida del rendimiento, y por descontado, del bienestar de sus trabajadores. Es lógico que si un empleado está motivado y a gusto, la productividad de toda la empresa irá a mejor mejor.  Por ello, la dirección de la empresa, y cualquiera con personal a su cargo, debe hacer todo lo posible para incentivar a los empleados a dar lo mejor de sí en su puesto.

Además de ser menos eficiente, un empleado que no esta contento con su trabajo, contagia al resto del equipo, generando mal ambiente y desanimo entre el resto de compañeros. Lo más recomendable es prevenir este tipo de casos, tomando medidas con anterioridad y vigilando los diversas causas que pueden llevan a alguien a la desmotivación laboral: puede ser culpa de la rutina, el estancamiento profesional, mala armonía en el equipo,…

El dinero no lo es todo, es un elemento más.

Está claro que una remuneración económica justa es vital para que un trabajador se sienta motivado, pero el dinero no lo es todo. Hay otros muchos factores que también los motivan e influyen en su ánimo. Os dejamos una serie de recomendaciones para construir una plantilla feliz y eficiente:

 

1. El espacio de trabajo

Es muy importante mantener un lugar de trabajo funcional, donde puedan realizar las tareas de manera eficiente y se sientan lo más cómodos posibles. Para ello, se debe buscar la mejora continua de las instalaciones: desde el material, la maquinaria de producción hasta el buen funcionamiento de la iluminación, climatización, aseos,…

 

2. La conciliación

La conciliación familiar es un activo que cada vez gana más importancia. La mayoría de personas considera indispensable, el poder disponer de tiempo para estar con su familia: ya sea llevar a los hijos a escuela, acompañar al médico a un pariente o poder coincidir en horarios con la pareja. Por lo que si se impulsan medidas de flexibilidad laboral, el empleado sentirá que su vida privada es tomada en cuenta y su motivación aumentará.

 

3. Desconectar

Es imposible mantener la concentración durante 8 horas, la mente necesita de cierto esparcimiento para descansar y poder retomar la tarea con energías renovadas. Organizar actividades de ocio y habilitar espacios en la oficina, donde el empleado pueda desconectar, es una buena forma de fortalecer los vínculos en el equipo y aumentar el ánimo de la compañía.

 

4. Crecimiento

Ofrece oportunidades de crecimiento, la oportunidad de desarrollar sus habilidades y de aprender cosas nuevas. De esta forma el trabajador no se sentirá estancado y estará en mejores condiciones de realizar con éxito sus funciones. No hay que subestimar la importancia de destinar tiempo y dinero en capacitar a los empleados.

 

5. Reconocimiento

Muchos de los empleados que piensan en abandonar su puesto de trabajo es por que no se sienten valorados. A todos nos gusta que nos reconozcan los méritos y premien nuestro esfuerzo. Es importante destacar los logros de aquellos que lo merecen para levantar la confianza y animar a que sigan dando el 100% en su día a día.

 

6. Hacer participes

Las propuestas de tus trabajadores son importantes, pues son los que más conocen la empresa. Es más que recomendable, que se habiliten canales de comunicación para que los empleados puedan proponer iniciativas de mejora. A su vez, el personal debe sentirse cómodo para hablar contigo si hay algún asusto que les incomoda o preocupa, así también detectaras con mayor antelación cualquier problema que pueda surgir.