Disminuyen las empresas que ofrecen esta formación, pero el volumen de trabajadores participantes se mantiene respecto a otros ejercicios.

El Informe anual de Formación en Empresas correspondiente al 2016 elaborado por la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo ha visto recientemente la luz con datos que aportan información y tendencias muy valiosas en lo que respecta a la formación profesional y programada en las mismas.

Formación Profesional en el Empleo

Entre los principales resultados en comparación con el ejercicio 2015, destacan la reducción de las empresas formadoras en un porcentaje del 16’3%, pasando en número de 439.188 a 367.770. Una disminución que afecta a todas las comunidades autónomas. En la Comunidad Valenciana, el porcentaje de formación respecto al total es de un 10’6%, siendo Andalucía la que más empresas formadoras acumula, un 18’4%, y Ceuta y Melilla las que obtienen un menor porcentaje en formación con 0’1% respectivamente.

Sin embargo, entre los participantes muestra un incremento anual del 5’3%, que en número supone 190.249 personas más que han recibido esta formación por parte de las compañías. Además, se cita en el informe, que casi la mitad (un 48’6%) de los participantes, han realizado más de una actividad formativa durante este ejercicio.

Es el primer año completo de resultados desde que se aplica la Ley 30/2015 reguladora del sistema de formación profesional  para el empleo en el ámbito laboral, en toda su extensión. Esta comparativa muestra, pues, los efectos del cambio en la normativa y cómo las empresas han tenido que adaptarse a las nuevas condiciones para acceder a las bonificaciones en la formación.

Bonificaciones en Formación Profesional

Hay que recordar que todas las empresas privadas que cotizan por sus trabajadores en concepto de formación profesional son posibles perceptoras de las bonificaciones en formación. El 90% son microempresas, y en su mayor parte corresponden al sector servicios, si bien cualquier sector económico es potencial beneficiario de las acciones formativas. Del total de empresas que pueden recibir estas bonificaciones, sólo un 22’7% las demandan o las utilizan.

Para realizar estos trámites con la Administración y aprovechar el crédito disponible, las empresas pueden organizarse por si mismas o acudir a entidades externas de formación como ICAP Formación para gestionar sus bonificaciones y planificar sus acciones formativas a medida para incrementar el nivel de éxito y satisfacción en la formación de sus empleados.